Procesador

Estar aquí, ahora, es complicado. Noto que mi mente se resiste. Quiere escapar. Quiere llevar un camino separado del cuerpo porque me asusta el dolor que hay en ese cuerpo. Me asusta la ansiedad, el dolor, el terror que sigue atado a las hebras de mis músculos, envolviendo mis vísceras, comprimido en el centro de mi cerebro.

Mi mente entiende que ese dolor, ese miedo, tienen salida, tienen cura, pero no puede sentir alivio. Precisamente, está constituida de forma que no siente. Está en otro lado, racional, cognitivo. Está desconectada, y por eso, aunque entienda lo que es bueno para mí, lo que me curará, no puede sentirlo. Poco a poco voy descargando mi mente de tareas.

No es su tarea ligarme o desligarme de personas. No es su tarea decidir lo que me gusta y lo que no, lo que quiero cerca y lo que quiero lejos. Su tarea es ayudarme a actuar una vez haya tomado esas decisiones. Poco a poco, una parte más emocional de mí toma el control de las partes de mi vida que le corresponde controlar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s